domingo, 17 de julio de 2016

Sinem (Desclasificado)


No tengo casi nada que envidiarle a Sinem Kobal, nunca quise ser modelo, actriz o gimnasta. Nunca quise ser rubia y aunque pudiese pagarla, no tendría ropa de diseñador.

Supongo que lo único que le envidio abiertamente a es tener a su lado Kenan, y poder irse con él de vacaciones a lugares como Grecia o Londres. Y poder recorrer cualquier calle de su mano y saber que él no la soltará. Y poder oler las flores que él lleva hasta su balcón. Y poder verse en esos ojos tan expresivos y llenos de algo que jamás podría describir. Sólo eso. Nada más.

Pero claro, si yo pudiera llevarlo conmigo probablemente viajaríamos al Tíbet, o a Perú, o la Patagonia, o al Amazonas puro con ríos hirviendo.

A veces lo que la gente cree que es amor no es más que un fenómeno de autocorrelación espacial que produce, a la larga, una serie de falsos positivos. 

Como siempre, yo y mis amores imposibles…


Qué mala suerte nos toca a las sirenas aceptar, la de ver a los amados navegantes a otros destinos sólo porque no deben confundirse en nuestros ojos profundos, o sólo porque los caprichos del espacio tiempo no desean darnos en el gusto aunque sea un día en este trayecto. 


Sinem Kobal y Kenan Imirzalioglu, imagen modificada para el blog.

Milza López 2016
Contenido exlusivo para Blogger

Milza López Web Developer

Morbi aliquam fringilla nisl. Pellentesque eleifend condimentum tellus, vel vulputate tortor malesuada sit amet. Aliquam vel vestibulum metus. Aenean ut mi aucto.